Físicos suman evidencia que relaciona sismos con cambios magnéticos de la Tierra

04-08-21 Hugo Arellano 0 comentarios

La investigación fue publicada en el último número de la revista científica alemana Natural Hazards and Earth System Sciences.

El trabajo está basado en variaciones del campo geomagnético de nuestro planeta, el que difiere e incluye conceptos fundamentales de los estudios sismológicos de grietas en la litosfera. La investigación fue liderada por Enrique Cordaro, académico del Departamento de Física de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de Chile.

«Llevamos a cabo un análisis sobre las correlaciones de las series de tiempo del campo geomagnético terrestre, sobre todo en el margen del Océano Pacifico chileno», indica Cordaro quien es también Doctor en Física de la Universidad de Bolonia (Italia). 

El académico explica que el método se basa en la detección de un pulso magnético con determinada frecuencia en la zona donde se originan los sismos. «La anomalía se detecta rápidamente y son series de frecuencias muy bajas», agrega el científico. 

Para el Doctor David Laroze, del Instituto de Alta Investigación de la Universidad de Tarapacá, para entender los resultados es necesario pensar en la corteza terrestre como una alfombra. «Cada vez que ocurre un terremoto es como sacudir dicha alfombra, al hacerlo se generan ondas, la amplitud y frecuencia de ellas es lo que normalmente se estudia. Nosotros, en cambio, nos centramos en la variación del campo magnético terrestre antes y después que se generen dichas perturbaciones».

«Para entender estos resultados incluimos el tema referente a las micro fracturas en rocas que producen corrientes y estas pequeñas variaciones del campo magnético, ampliando la visión del tema», así afirma Patricio Venegas, estudiante del Doctorado en Ciencias del Departamento de Ingeniería Estructural y Geotécnica de la Escuela de Ingeniería de la Universidad Católica de Chile. 

De esta manera, a medida que se van generando las condiciones para el terremoto se produciría simultáneamente una acumulación magnética que nos da una alerta. «Este es un método que está en evolución. Al predecir su ocurrencia con una cierta o alta probabilidad, podríamos alertar sobre los efectos indeseables de terremotos, tsunamis y destrucción de obras civiles en ciudades y puertos, pudiendo incluso salvar vidas humanas», añade Cordaro.
 
El trabajo comenzó a desarrollarse el año 2017, y en esta nueva publicación de la Revista Natural Hazards and Earth System Sciences, se añadieron nuevos datos, esta vez provenientes de los terremotos del: Maule (27 de febrero 2010), Iquique (1 de abril 2014) e Illapel (16 de septiembre 2015) . 

El diseño del método predictivo

Este trabajo estudia el campo magnético del planeta Tierra haciendo énfasis en la investigación del Meridiano 70 Sur (del Ecuador hasta la Antártica), «esta fase de la investigación nos ha dado el mismo tipo de resultados que obtuvimos tras analizar los datos de los terremotos ocurridos en las zona filipinas y euroasiática, en particular Indonesia (26 de diciembre de 2004) y Japón (11 de marzo de 2011)», acota Cordaro. 

El Dr. Cordaro también indica que los nuevos datos provienen de diversas fuentes, como por ejemplo «Satélites japoneses, del Departamento de Ingeniería Espacial de la Universidad Nacional de México (UNAM), y  poniendo especial foco en la información  registrada en Chile usando los magnetómetros de Putre, Cerrillos y Larc y de los detectores de partículas espaciales de estos. Infelizmente, en la actualidad, dichos observatorios no están operando, están sin personal y sin energía en algunos casos. Les hemos hecho notar a las autoridades la necesidad de reactivar la energía de los observatorios y al menos dos años para perfeccionar la recepción», agrega.

Los científicos ahora esperan reiniciar el diseño de un sistema de detección de estos eventos basado en redes neuronales lo que permitirá generar un modelo predictivo, a la vez que plantean la necesidad de sumar a unos 150 técnicos, ingenieros y unos pocos doctores para recopilar los datos necesarios de esta nueva y ambiciosa fase.

Los resultados de la investigación aparecieron en la revista Natural Hazards and Earth System Sciences (EGU), con el título «Long-term magnetic anomalies and its possible relationship to the latest Greater Chilean earthquakes in the context of seismo-electromagnetic theory» (doi.org/10.5194/nhess-21-1785-2021)

El estudio fue escrito por Enrique Cordaro del Observatorio de Radiación Cósmica y Geomagnetismo del Departamento de Física de la Universidad de Chile; Patricio Venegas-Aravena del Departamento de Ingeniería Estructural y Geotécnica de la Pontificia Universidad Católica de Chile y David Laroze del Instituto de Alta Investigación de la Universidad de Tarapacá.

Periodista: David Azócar   –  VB: C Falcón – Crédito de la imagen: ESA/ATG Medialab

Comparte en...Share on FacebookTweet about this on Twitter